miércoles, 2 de mayo de 2012

No me gusta la gente que utiliza el feis para hablar de fútbol, no me gustan los enlaces de política, no me gustan los mediocres, no me gusta la rutina convertida en urgencias que anulan importancias, no me gusta el escaso valor que se le da a lo único que formará parte de ti, el puto momento en el que vives, no me gusta pedir cariño, no me gusta que el sexo sea sexo porque toca sexo, no me gusta el olor de la col cocida, no me gustan las algas, no me gusta el exceso de maquillaje, no me gustan las camisetas de agosto en abril, no me gustan los pies, no me gusta la oficina del paro, no me gustan las risas fáciles, las posturas incómodas, las conversaciones eternamente superficiales, no me gusta despertarme a las siete de la mañana, no me gusta la mala hostia de Mariano, no me gustan los que se mueren de miedo sin hacer nada con el miedo, no me gusta no tener un blog donde escribir cosas y que el no tenerlo haga que a los pocos días de cerrar el previo todas mis frases empiecen por no. 

1 comentario:

  1. Porque echo de menos tus palabras me gusta leer que en cierto modo sigues por aquí. Cuando supe que dejabas el blog quise despedirme y agradecerte. No lo hice. Este momento es como una segunda oportunidad así que ¡gracias!, gracias por mil cosas, especialmente por ser un ejemplo constante para mí.

    ResponderEliminar