lunes, 5 de marzo de 2012

La imaginación no cuenta conmigo

En los alrededores de mis sueños también sales tú. Y en mis desamores condensados en tres minutos y poco más. En la cafetera que compré el viernes andan calentándose tus cafés al gusto. En la falda sin planchar, en los textos que sólo pienso, en este taburete de al lado y en el monitor del ordenador. En el techo sin rascar, en mensajes que no llegan pero que podrían llegar, en los mañanas que genero y en esas cenas donde hay de todo menos cena. En domingos al sol, en lunes de mentira y en la sujeción de un paraguas que, algún día, no sé, nos tapará de alguna tormenta. En los cigarros a medias, en el perchero previo de toallas donde secarme, como tu cuerpo. 
Tengo una boca despoblada y una cintura que no se acuerda de tus manos. Tengo rodillas gimiendo en el suelo y tu ausencia en plena frente.
Antes mi imaginación era pura magia. Aparecerte y desaparecerte, eso era todo. De un tiempo a esta parte ya no controlo la segunda opción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario