viernes, 17 de febrero de 2012

Esto era antes

Le digo que me voy a abrazar a ella como una lapa, como una garrapata, como un koala en extinción, como el hilo de los paracaídas, como un gorro de lana en el polo norte. Un apéndice, un cuerpo inerte que necesita sosiego, y alientos varios, y palabras al oído durante toda la noche. La vida que se mete a presión en una sola tarde, y te viene encima el inicio, el principio, los durantes y el después que termina a tan solo un par de horas de escribir estas cosas. 

3 comentarios:

  1. Ella siempre me abraza, aunque no se lo pida. Me lleva ahí, en el hueco de cada uno de sus gestos. Creo que por eso me mantengo...

    ResponderEliminar
  2. Que bonito...normal que sigas ahi...

    ResponderEliminar