domingo, 8 de enero de 2012

La de veces que te has muerto hoy


Creo que en el entierro de hoy la mayoría de la gente no sabía quién había muerto. Es algo así como si todos lo estuvieran. O eso es lo que yo pienso, otra muerta interna. Dos hombres mayores hablaban de tierras, de herencias y de negocios que no sé si saben que tienen el mismo final que el de dentro de la caja. Todo muere. Algún día. Lo sabemos todos y sin embargo nos empeñamos en adelantar el duelo a cada día presente. Da igual dónde estemos, lo que hagamos, lo que digamos y qué comamos ese día. 
Me da la impresión de que casi todos vivimos mucho más cuando dormimos, que despiertos. 
Ya sabes, los sueños. 
Empeñados continuamente en perseguirlos sin mover un pie. Es que eso se lleva ahora. Sentarte a tomar un café y jugar a las preguntas absurdas: Dónde te gustaría estar si todo fuera posible? Y contestamos con la cara muerta de vergüenza, sabiendo que claro que todo es posible, coño, pero no pensamos hacer nada más que lo que estamos haciendo. 
Entierros.
Para mí que todos los días hay un entierro amaneciendo. 

7 comentarios:

  1. Levántate y anda, corazón. Es la única forma.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Pues hay que empezar a despertar de los sueños y hacerlos realidad o al menos...intentarlo...y dejar los entierros para cuando hay un muerto y mientras vivir...porque de eso se trata...

    ResponderEliminar
  3. Ceme, me duelen un poco las piernas de andar. Bendito dolor :)

    Verillo, es que no hay otra opción, me temo

    ResponderEliminar
  4. De mayor, así como dentro de un minuto o dos, quiero darme cuenta de que alguien más que nosotras (y algún que otro lector más) se ha dado cuenta de que la inspiración no sé por qué, siempre viene trabajando y los sueños, desde siempre, se han fabricado currándoselos y no sólo imaginando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hay muchas personas durmiendo. Muchas. Infinitas. Pero siempre hay despertadores por en medio. Ya me di cuenta de que no puedo abrirle los ojos a nadie. Que ser despertador no es mi tarea. Que a lo máximo que puedo llegar es a no dejar de sonarme dentro. Más o menos. :)

    ResponderEliminar
  6. A veces corremos muchos riesgos por estar demasiado despiertos.

    ResponderEliminar
  7. Acaso no es eso la vida? No sé, eso dicen, yo hace un huevo de tiempo que no arriesgo nada, por mucho que se me llenen las manos de letras de esas

    ResponderEliminar