domingo, 18 de diciembre de 2011

Muerte unilateral


He decidido que es mejor morirme. Para ti. El único entierro individual de la historia. Será a eso de las siete, cuando llames para ocupar con mis venas otro de tus domingos bisiestos. Me muero. No habrá flores, ni velas ni oraciones en voz baja. En la sala estarás tú y mi ausencia. 
Sé que mañana, al borde de la resurrección, la única que llorará sus penas seré yo. Pero confío en la reencarnación de los amores. Después de tres mañanas el que creí tuyo se habrá colado en otras manos. Y si resultan ser tan frías como las tuyas, volveré a morir. El segundo entierro individual de la historia. 

Y así renaceré de nuevo. 
Al final es cierto que hay amores que matan. 
Lo que sigo preguntándome es dónde están los que nunca mueren. 

8 comentarios:

  1. Chica, yo no me muero nada nunca, y creo que es mucho más higiénico que andar por ahí como yo durante meses y hasta años arrastrando despojos pútridos (que me ha molao la palabra, oches)de agónica permanente. ¿Cómo se hace? ¿Te dejas así lánguidamente y ya?

    ResponderEliminar
  2. El mío no es capaz de matar a nadie. Y eso que es como un huracán. Pero no toca, si acaso, roza. Y ni siquiera se dan la vuelta para ver cómo se aleja. Tengo resaca, cosas que hacer y desgana. El coktel del mal.


    Pero seguro que sabes a quién le diría que sí. (A quien seguramente lo último que esté pensando ahora mismo es marcar mi número :S)

    ResponderEliminar
  3. Ni puta idea reina. Es lo bueno de escribir, que inventas, inventas, inventas lo que a veces te gustaría hacer en la otra realidad. Por qué crees que escribo?

    Mi... Un día, verás... jajaj Ya, ya sé a qué suenan los sueños que nunca has tocado. Huelen tan mal que a nosotras, que los silencios nos gustan menos que nada, terminamos eligiéndolos.
    Yo, a pesar del frío, sigo confiando. No sólo en mi huracán, también en el tuyo, y en el de reina y en el de todas las mujeres-vendaval que se acuestan tarde leyendo poesías. Lo creo hoy, ahora. Son las cinco y diez. A eso de las siete volveré a morirme en modo autónomo. Algo es algo.

    ResponderEliminar
  4. Ah, es que creía que describías, no que imaginabas. Tontastoy...

    ResponderEliminar
  5. qué maravilla que haya tantas realidades, ein? .s

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto que hay amores que matan. Por eso, en compensación, hay otros que dan la vida. Mejor matar su amor que el tuyo... Son las 7 y 20. ?
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Y es que ya se sabe, cuando mueras.. todos hablarán bien de ti. Incluso los que te mataron u obligaron a matarte.

    ¡Ah! Y yo en la tumba, pondría rosas naranjas... cosas alegres, así, por chinchar un poco. Por aquello del Efecto Pigmalión, que igual hasta se me anima el zombie-alma y me pongo happy.

    ResponderEliminar
  8. Cada vez que descubro un blog me quedo fascina con las maravillas que ahi por estos mundos virtuales, el ultimo con el que he tropezado, el tuyo, y me encanta, asi que por aqui me quedo
    un saludo!!
    y si te apetece, nos vemos en http://conversacionesfrentealespejo.blogspot.com/

    ResponderEliminar