domingo, 11 de diciembre de 2011

Cambio de planes planeados

A veces no entiendo nada. Amar a una mujer que duerme con otro hombre no estaba en la lista de cosas por hacer antes de morirme. 
Tenía pensado lo típico, algún que otro viaje en globo y cuatro o cinco vueltas a la bola del mundo con soporte que tengo en el salón. Plantar un árbol o en su defecto margaritas en el balcón y vivir al lado del mar; esto lo cumplí el día en el que antes de meterme a la ducha cerré los ojos y soñé con Nueva York. 
Ahora sé que nada de eso se cumple y sin embargo aquello con lo que no contabas resulta que se convierte en los guiones de la única lista que es obligatorio cumplir: cosas que solucionar antes de morirte de pena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario