viernes, 11 de noviembre de 2011

(re)Lleno, por favor


Pensaba en esta vida que me cuelga de zapatos viejos, pensaba en mis aristas como trozos que dan vida a un cuadro a medio empezar, o terminar. 
En las frases hechas que podrían definir mis días. En las afueras. 
Pensaba en que dibujo para ganarme la vida, en lo bien que suena y en lo poco que me gusta dibujar líneas rectas. 
Pensaba en lo bien que le quedan a mis piernas unos vaqueros que las tapen, que sigo sin verme con falda y que por eso, cuando me arreglo parezco una mujer de verdad y no lo que habitualmente me rodea. 
En los callejones donde escondo un montón de textos que no ven la luz del sol, que llevan una etiqueta de mediocridad que actúa de celda para mi propio valor. 
En mis palabras, pensaba en cómo lleno los vacíos con palabras, para no escuchar el silencio porque sí. 
En el miedo que causo en ellos, los ojos tristes que nunca me eligen de puertas abiertas. En los escondites que me fabrican algunos, para meterme a presión y no extender mis alas. Así voy creyendo que no tengo alas ni soy un hada como me repiten otros, que en lo pequeña que me siento está la esencia de vidas sin vivir, días sin estrujar y noches sin dormir que son, al final, lo único real.
Pensaba en si fui el sueño de alguien que lloraba en alguna madrugada de sábado volviendo a casa después de beber demasiado. En si algún corazón albergó mi voz para reír o si sólo era el hígado que, podrido, me soñaba para sentirse menos podrido. 
Pensaba en mí. Para variar. Es mi ombligo el que siempre encuentra razones para salir victorioso de un campo de tedio, aburrimiento y desgana donde los buenos juegan a vencer y los malos no saben perder. Oh, la diosa de las cavernas, la salvadora de almas idiotas, la grande y esbelta Ana que no tiene ni puta idea de nada y escribe para no ponerse a llorar de rabia.

3 comentarios:

  1. ¡Cuántos pensamientos en días para no pensar! ¿Qué será de los días en los que nos ebulla la cabeza con tantas ideas para desgranar y ningún hilo del que tirar para desenmarañar el ovillo?

    Gran texto... yo hoy también tenía un día así.

    Un abrazo.

    Post Scriptum: Caí aquí, de bruces, desde el blog de Daeddalus y me parece que me seguiré pasando... :)

    ResponderEliminar
  2. Hola black... Hay algún día en el que pensar sirva de algo? :)

    ResponderEliminar
  3. Acabo de ver que te gusta Rafa Pons... Ya me has ganado!

    ResponderEliminar