viernes, 28 de octubre de 2011

O lo coloquialmente llamado miedo

Dice que sabe que tengo cojones, pero me pregunta dónde los guardo, le digo:

...a veces en medio del pecho, otras en los tacones de las botas cuando ando, otras en el centro de la garganta cuando hablo, en el 
corazón se me pasean a menudo, llevo días con ellos en el estómago, en fin...

Y lo pongo aquí para dejar constancia de que a veces se me esconden mucho muchísimo, como a los tíos en los inviernos fríos y los tengo a ras del suelo

3 comentarios:

  1. Como todas, reina. Y que no se nos olvide.
    Mira lo que me has recordado: http://www.youtube.com/watch?v=NY4MVZFtC50

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. yo creo que la única manera de subirlos del suelo es, primero, reconocer que están ahí, no?

    ResponderEliminar
  3. Muchos sitios donde esconderlos, pero cuando se tienen, SE TIENEN, y se nota...

    ResponderEliminar