lunes, 5 de septiembre de 2011


Y si un día a mi mente se le olvidase hacer planes? 
Dice que se trata de vivir aquí y ahora. Y que el aquí y ahora es sólo esto, ya, ohhh ya ha pasado! Era eso y es este instante. Y cuentan que es la clave de la felicidad. Meterse de lleno en cada uno de los momentos que vives. Se suceden, no cesan, siempre aparecen. Pero qué pasa con mis días? Planificar, ordenar, movernos en dirección 'algo' es necesario (creo). Cómo hacer para equilibrar? para enseñarle a la mente a disfrutar plena y visceralmente del presente y a la vez dotarla algún tiempo del día, para hacer planes? Pueden ser planes cercanos, lejanos, utopías u otras mierdas. Ambas cosas son necesarias. Poner absolutamente toda la atención en aquello que haces, ya sea comer, besar o ducharte. Y a la vez hacer listas de proyectos. Y claro, en esos proyectos algo tendrá que ver el pasado, la experiencia, qué hiciste, qué te gustó, qué no, qué quieres repetir, qué no y bla bla bla. 
Entonces, coño! Por qué tanto odio a la mente (el citadísimo ego) que navega entre pasado, presente y futuro si es absolutamente imprescindible para experimentar la vida de manera más rica? Aclárense por favor. Vivo aquí, en medio de la civilización de la que no quiero irme. No soy ni quiero ser una iluminada que medita siempre. Quiero experiencias. Y para vivirlas necesito a mi mente. Y si viaja entre el tiempo, que viaje, que siempre me trae beneficios. 
Lo que no sé es por qué he terminado enfadándome yo sola :s

No hay comentarios:

Publicar un comentario