domingo, 11 de septiembre de 2011

Soy música de una manera que no tiene puta explicación, ni la requiere.
Con la sencillez que da entender que los duetos no existen sino en sumas de solos perfectos y que buscarlos es abocarse a cagarla.
Soy un solo, pues.
Un solo rojo y tatuado.
Sólo un solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario