domingo, 11 de septiembre de 2011

Deducción


Consideremos el tiempo el vehículo en el que mi conciencia se mueve. 
Consideremos que soy una inconsciente. 
El tiempo, pues, no existe. 

1 comentario: