lunes, 8 de agosto de 2011

Ya no le tengo miedo al monstruo de grandes mandíbulas, el del fuego en los labios, el de las garras afiladas al que llaman pasado. Murió. Pero me dejó a su gemelo que responde cuando alguien dice mañana.

2 comentarios:

  1. jajaja! No es ciertoooo Reina!
    Que a veces digo cosas que no son mías! Me las invento para la ocasión, hago grande una mísera idea. Es como si un día cuento que voy a asesinar a media humanidad. Pues eso!

    ResponderEliminar