jueves, 7 de julio de 2011

A veces hablamos de imanes, de cómo me acerco yo y cómo eso hace que algún otro se aleje. Hablamos de las relaciones y los encuentros. A veces, sin saber por qué, sin ser fingido ni impuesto ni forzado, dos que andan relamiéndose por las calles, se alejan. Quizá es que necesitamos la lejanía para volver a saborear el encuentro. A veces observo cómo llevo las relaciones que mantengo, sentimentales, amistad, familia y hasta con mis plantas. O con mis hobbies, o incluso el trabajo. Hay un momento en el que algo de nosotros se aleja de otro algo. Sin más. No es decir adiós, ni es algo consciente, la distancia va ocupando trocitos y hay kilómetros. O tiempo sin llamar, sin vernos, sin hablarnos... Sin saber por qué, ni cómo ha sido, ni para qué. Sucede. Y luego sucede lo contrario. Cercanía, búsqueda, reencuentro. Quizá es otro aspecto más del ser humano. No saber apreciar, disfrutar o gozar de eso que habitualmente nos acompaña. Algo nos aleja, aunque no nos demos cuenta. Para volver a unirnos. Y así siempre. Y no tiene por qué ser una lejanía de tiempo. Quizá sólo se viva en una misma tarde. Puedes pasar dos horas con alguien y haberte alejado diez minutos. O puede ser a lo 'grande', sí. La cuestión es abrir espacios para luego volver a comértelos.
A veces todo esto me parece fascinante.

2 comentarios:

  1. No me gusta llamarlo así por lo que acabo de decirte en tu blog, no me gusta. Es mi rechazo particular a los nombres de las conductas de las personas. Yo qué sé, quizá me equivoque, pero es lo que pienso ahora mismo, en este tiempo.
    La sociedad, así en masa, pretende siempre etiquetar aquello que no es habitual, lo que llaman normal, vaya, lo más frecuente. Quizá es sólo una persona con actitudes menos comunes. No distinta ni especial, porque ya ves si habrá personas en el mundo con las mismas conductas, pero ese libro que los psiquiatras y psicólogos (a los que acudí y acudo) no termina de convencerme....
    Mmm... Esto es para hablarlo mejor, no te parece!?

    ResponderEliminar