domingo, 31 de julio de 2011

Sesenta días aprox.

Agosto del 2011...
Se oyen gritos en la calle, en las afueras. Hay cuerdas vocales bailando un rock and roll a la orden de unas letras. No sé qué letras son. Me levanto de la cama sudando en otra de esas noches en las que el insomnio lee conmigo el primero de Paul Auster. Me acerco a la puerta. Veo el pelo negro que guarda tus ojos que no son verdes ni son marrones. Dicen algo parecido a un 'te quiero'. Pero como yo ya no sé cómo suena un 'te quiero' me espero a septiembre para ver si aquello era cierto.

Septiembre del 2011...
Los oídos ya no me pitan por la otitis del pasado enero. Tus ojos son más verdes que mi falda. Está volando sobre mis rodillas con el aire que entra por la ventanilla del coche que nos lleva al norte. Hay libros y tabaco en la parte de atrás, el dinero que nos cabe en el bolsillo de tus vaqueros y dos maletas de ganas en el maletero. Quizá octubre nos traiga de vuelta al sur. Quizá el te quiero suene mejor contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario