martes, 19 de julio de 2011

Ni es poesía ni lo otro, pero nos acerca

Él sabe y generalmente calla
Sólo cuenta si es que cuenta
cuando le tiro de la lengua
sedienta de saberes, alquimias y sueños.
Nos encontramos hace poco midiéndonos con el tiempo,
si dejamos atrás las horas parece que nos conozcamos de lejos.
Mañana se va unos días,
y como los relojes nos molestan
sé que no serán días y sí algo parecido a un lustro.
Sabe de mí lo que quiero que sepa
además de todo el infinito que se inventa.
Y hacemos juego con las palabras,
nos contamos versos que saben a prosa
y desayunamos letras sin aroma a café
pero que huelen a eternidad a la orilla de un parque.
Nos queremos sin cuerdas ni sogas
sin pertenecernos ni poseernos,
y aun así los lazos parecen cadenas.
Quizá nos aleje el rumbo, la veleta y los abrigos del invierno,
pero sin tener que verlo ni olerlo
ya sé que seguirá dando vueltas aquí dentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario