jueves, 2 de junio de 2011

Alumbras todo lo que te arde dentro y resulta que es cuando más y mejor ves las tinieblas.
Y por mucho que te joda, aceptar que sólo así es como puedes derretir las cadenas.
Que sin verlas no se rompen y escondiéndolas no te estiras.
Si prestas atención a lo que resuena en tu mente, si escuchas lo que te estás diciendo podrás quedarte con lo bueno y sabrás lo que te estorba.
¿Has probado a escuchar lo que te dices cuando estás triste?
Hoy me acordaba de la frase mítica: 'me gustaría leer la mente'... Y todos se refieren a otras mentes, en vez de a la suya propia. Y sólo es ahí cuando aprendes. No en la de los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario