domingo, 13 de marzo de 2011

Miro la pantalla en blanco, se han ido las musas y las otras, me quedo sola bebiendo el agua con sabor a sopa, en invierno el agua siempre sabe a sopa. Y me hago un cigarro, y luego otro, y fumo más que nunca, será porque me he pasado al de liar, y tardo en liarlos, y hasta pienso en dejarlo de lo que me cuesta hacerme uno. Pero no, fumo más. Y salgo menos. Y la echo de menos. Y lo echo de menos, al otro, al que nunca llegó. Y me gustaría escribir cosas bonitas, de esas que taladran, y no sale nada, sólo salen trocitos pequeños de la ana más pequeña. Y eso que hoy tenía todas las ganas del mundo mundanal metidas dentro. Y me dolía el pecho sin dolerme. Le preguntaba a Eme si se me pasaría? Y ella me preguntó, quiéres? Y le dije que sí. Porque si tienes todas las ganas del mundo mundanal dentro del pecho, el pecho puede explotar. Y luego se llena todo de no sé qué, pero no debe ser muy cómodo. Cómodo. Yo no quiero que mi vida sea cómoda. Hombre, incómoda tampoco, la verdad es que no sé lo que quiero. Amor. Pero a mí esto ya me suena a repetición, y a ver si es que no quiero eso y por eso no llega. He decidido que voy a centrarme. Claro que en mi centro cabe medio universo. Así me va. Es lo que tiene tener las tetas grandes, ves? Que te cabe el planeta en el pecho. Aunque ahora son más pequeñas, me lo dijo el otro día un ex-churri. Y otro me dijo que me estaba quedando sin culo. Dónde hemos llegado, treinta y cinco años y sin tetas ni culo. Qué vida más cruel.

2 comentarios:

  1. Jo, no quieras Nebroa. No quieras nunca. Es mejor explotar de sentir que no sentir nada y que se te pasen los días, y los años y que te digas que todo mola mucho, porque es tranquilo y está bien.

    Yo no quiero. Y aún no he encontrado el cuchillo y el tenedor para comerme todo lo que siento.

    I believe in miracles, 'cause I'm one.

    ResponderEliminar
  2. Lo sé Maeve... Lo sé. Y no quiero perder la capacidad de sentir, es sólo que a veces es tan inmensamente intenso lo que hay dentro, que quizá me asusta. Me asusta no ver reflejado fuera lo que llevo aquí. Como si tuviera miedo a que la vida me decepcionase. Fíjate la tremenda gilipollez que acabo de decir. Y así es como empiezo a aprender a sentir... Cuando siento miedo de lo que tengo es como un cartel enorme que dice: Nena, no vas bien, reconduce. Y en esas estoy, en no asustarme un domingo a mediodía porque quiera comerme la vía lactea de una sentada...
    Gracias tú. Gracias

    ResponderEliminar