lunes, 31 de enero de 2011

Me encanta mi nombre. Maeve. Me encanta que alguien lo escriba y saber que se dirige a mi. Maeve. Y soy yo. Me deshago las trenzas, me borro el rabito del ojo, por las noches, y lo que queda, cansado, arrugado, caliente, a veces sudado, la sonrisa boba que siempre está ahí congelada en el espejo casi a oscuras del pequeño baño, sólo para mi; el último cariño del cansado día desde el corazón y que nunca me falla, sigue siendo Maeve.

Buenas noches para ti también, ojerosa desvelada.


6 comentarios: