domingo, 31 de octubre de 2010

Le pido migajas a un domingo por la tarde que se queda en medio de dos vidas, como vivir pidiéndole a los días que te devuelvan la hora que nos robaron anoche...

1 comentario: