miércoles, 6 de octubre de 2010

Dice que hoy era un día grande...
Así me he sentido yo, sabes? Grande. Como son las primeras veces en mi vida que me siento grande, se me agolpa el corazón en el pecho y hasta me cuesta respirar. Ya ves la tontería. Al menos ahora sé lo que es llorar por algo que no sea lo conocido. Y además por algo que ni siquiera sabía que existía. Así. Sin más. Por estar viva. Qué te parece? Mañana habrá pasado la hinchazón, y quizá ya no me tiemblen las piernas, pero qué bien sienta tambalearse cuando se te asoma la felicidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario