domingo, 31 de octubre de 2010

Le pido migajas a un domingo por la tarde que se queda en medio de dos vidas, como vivir pidiéndole a los días que te devuelvan la hora que nos robaron anoche...

viernes, 29 de octubre de 2010

Que nos peinen las estrellas, las letras y las sendas abiertas por encima de nuestras cabezas. Que te despeine el cielo cada noche, que te siga regalando la tierra el caos donde buceas, que los lazos de las cometas te estiren los labios para hacerte sonreír cada jodida mañana de invierno. Que celebremos infinitos seiscientos remolinos de letras, que las musas se te queden pegadas, al paladar de tu boca, a las huellas de tus dedos. Que no desaparezca el estigma que te hace dueña de las palabras.

Para Caos y su espacio abierto no para cualquiera

jueves, 28 de octubre de 2010

martes, 26 de octubre de 2010

Esta mañana cuando estaba muerta de frío,

Se me ha ocurrido ponerme a escribir de lo mío,

Y como no me quedan cuentos que contarme,

Ni tabaco, ni pulmones, ni pegatinas del cáncer,

Me dije que mejor me iba al bar de abajo,

Lo mismo con suerte está allí el del bajo,

Ya sabes, el que tocaba en Madrid con amigos,

Que no eran ni de los buenos ni de los malignos,

Y fíjate tú la suerte

que el mamón andaba ausente,

y allí sólo estaban los de siempre y el aburrimiento,

y me he dicho que mejor me siento,

aquí en la orillita, pegada a la tragaperras,

a ver si esperando el suspiro me monto una escena,

yo apoyada en la máquina

y siete tipos mirando a su vecina,

que no es otra que yo misma,

con cazadora de cuero y muerta de la risa.

Pero no, ni había siete en el bar,

Ni yo soy tan fresca para gustar,

Es sólo mi mente, que de tanto divagar,

Se inventa otras mujeres con las que ponerse a jugar.

Vuelvo al tema, que era buscar al madrileño,

Que un día me dijo que me dedicaría su tiempo,

Y el cabrón está perdido en medio de la capital,

Y ni tiempo, ni ganas, pare usted de contar,

Que ya se sabe que a una le van los imposibles,

Y éste me temo que también juega al despiste.

Bueno, vale, póngame un café,

sólo, corto o al revés,

que sólo estoy de paso por aquí,

y no pienso quedarme a digerir,

que para digestiones ya tengo mis atrasos,

que aun me veo rumiando todos los otros casos

que dejaron en mí el suspense,

una crónica de la anunciada muerte

que no tengo ni idea de cómo resolver,

ni mucho menos pretendo entender,

bastante tengo con dejarlos en el pasado,

que ni vive ni siente, y además ya lo he olvidado.

Lo que yo decía, café, madrileño y bares,

Qué mejor manera de empezar un día de los pares,

Veremos cómo acaba este martes,

Lo mismo hasta me lío con un estudiante…

Lo que me faltaba, con mi edad

Y buscando charquitos en los que naufragar

Anda que ya nos vale, a ti por escucharme

Y a mí por este trozo infumable :s

Opciones

Luchador
Valiente
Aventurero
Arriesgado
Intenso
Auténtico
Honesto
Divertido
Loco
Pasional

lunes, 25 de octubre de 2010

Odio otra vez!
Que digo que odio a los hombres que dicen: 'No soy celoso' cuando intentan ligar y la chica dice que tiene novio! Dioos! Qué cutrería coño! No se puede decir algo más original!?


sábado, 23 de octubre de 2010

Odio cuando me dicen que estoy todo el día conectada. Lo odio porque se excluyen de la afirmación. Si me ves, será porque tú también estás, no? Sería más correcto decir: oh, estamos todo el día conectados, eh? Así los dos quedaríamos al mismo nivel por debajo de cero que insinúas cuando me describes...

viernes, 22 de octubre de 2010

Pues aun hay quién dice que parece que tengo las ideas muy claras. Yo flipo. Porque nunca las he tenido, aunque bien es cierto que entre las máscaras que llevé puestas, lo erguida que ando y esa mirada que suelo gastarme a veces oliendo a profundidad, no es del todo descabellado que alguien pueda observar esa cualidad en mí. Pero no, ya digo yo que no. Dudo. A menudo. Más aun. Casi siempre. Y cuando creo tener decidida la cuestión, me lo pregunto de nuevo, por si algún fleco suelto se me quedó entre la córnea y la realidad.
No sé hacia dónde camino, no sé qué prefiero, no sé cuáles son mis gustos predilectos, no sé para qué hago según qué cosas, no sé si me gustas o sólo lo finjo, no sé si quiero conocerte o sólo jugar al escondite, no sé qué sentido tiene vivir, no sé... Y así con casi todo.
Creo (atención al verbo) que lo único que creo (de nuevo) saber... bah, no, tampoco estoy segura de eso que iba a decir... Mmm... Sólo sé que ahora, en este preciso instante, no tengo ni puta idea de nada. Es mi única certeza. Algo es algo.

martes, 19 de octubre de 2010

Tú qué prefieres, la filosofía barata o el porno gratis?

Otra conversación en el feis

sábado, 16 de octubre de 2010

Tengo una barriga gigante, caben tus pies y medio limón exprimido.
Tengo una garganta ensangrentada que tragó tantos absurdos comentarios que se ahoga entre la saliva podrida.
Tengo una cabeza llena de gente, de espasmos y de guitarras.
Tengo un corazón en el que si entraras sentirías eco.
Tengo pulmones de acero mascando tabaco seco.
Tengo manos con dedos dispuestas a acariciarme tan de lleno que se me escarchará la piel.
Tengo un infinito entre los ojos y medio universo esperando ser comido...

jueves, 14 de octubre de 2010

viernes, 8 de octubre de 2010

Tiene tan hinchado el esternón que por más que acaricies el corazón enclaustrado apenas habrás conseguido alterarle uno de los pelos que le cuelga de los pies... Suele mirar a otro lado cuando le miras, y darse la vuelta si le hablas, como si viniera el viento a contarle brisas cada vez que tú abres la boca. O las piernas. Le resbalan los besos y los lamidos... Frío como el invierno en el polo norte, se instaló allí hace meses, y sólo van a visitarle las sombras que deja pasar... Y así llegué, hecha sombra a arañarle las puntas de las uñas, el final del cabello, las afueras de la historia. Y te la cuenta, y te la escribe, te la susurra y te taladra los oídos haciendo muecas invisibles para que tú calles y él se abra. Así. Como un cuento en el que tú no eres nada más que media página a punto de caer hacia atrás. No tiene puertas ni accesos. Cerrado. No sé si será por derribo o si el cerrojo se lo comieron sus propios sueños. Ni sé lo que espera, ni sé lo que quiere. Igual tampoco él lo sabe. Se va alejando con sus propias señas, y cuanto más se aleja, más pequeño lo veo yo. Refugiado. Rodeado de un muro de dos por dos que lo deja dentro y expandido. Él abierto dentro de las cuatro paredes, y yo encerrada con el universo como límite...
Que me han cerrado el mar de la esquina

miércoles, 6 de octubre de 2010

Dice que hoy era un día grande...
Así me he sentido yo, sabes? Grande. Como son las primeras veces en mi vida que me siento grande, se me agolpa el corazón en el pecho y hasta me cuesta respirar. Ya ves la tontería. Al menos ahora sé lo que es llorar por algo que no sea lo conocido. Y además por algo que ni siquiera sabía que existía. Así. Sin más. Por estar viva. Qué te parece? Mañana habrá pasado la hinchazón, y quizá ya no me tiemblen las piernas, pero qué bien sienta tambalearse cuando se te asoma la felicidad...

lunes, 4 de octubre de 2010

Se escandalizaron mis noches, pero no conseguiste desvirgar mis días