jueves, 2 de septiembre de 2010

Dicen que quizá no dejo claras mis intenciones, que sonreír demasiado trae atascos mentales en las carreteras de alguno de los demás, que si camino es que mi destino es el que piensan, que si quedo es porque quiero y que si tomo cerveza acompañada es porque también persigo detrás del aperitivo algún bocado en la cama..
Que siempre me pasó, o mejor dicho alguna vez lo oí, no quieres nada parecido a lo único que nos abarca, ni un beso de madrugada, ni un polvo como dios manda... pero que mi actitud a veces parece que cuenta que sí, que mira, que vale, que me puedo abrir de piernas sobre tu almohada...
Y entonces cuestiono los pasos que doy, mido mi actitud y ralentizo mi andadura. Y yo no quiero eso, porque a ver si ahora que empiezo a ver clara la imagen tras el espejo, resulta que he de volver a difuminarla para que los demás me entiendan en vez de seguir entendiéndome yo

2 comentarios:

  1. ¡Ay señó!

    Déjalos que digan, déjalos que piensen, déjalos que... (este blog es semi privado, verdad?)
    Déjalos que se hagan pajas.

    NIÑA!!! A tu puta bola! No sé como decírtelo ya.

    ResponderEliminar
  2. Hola, llegué a este blog por casualidad. Me gusta tu forma de escribir, me gusta tu forma de pensar. Me gusta sentir que el mundo se llena de francotiradores sin complejos. Estoy en fibrodiariosur.blogspot.com, pero no es demasiado divertido así que no pases por allí. Mi nombre de momento es MK42 y vivo en algún lugar del Sur.

    ResponderEliminar