martes, 27 de julio de 2010

El rojo es de mentira

No existe ni es real, sólo son unas piernas de la mancha que inventé para entretenerme. Le pongo cara, pelo, risas e inteligencia. Puestos a imaginar, por qué no crear lo mejor? Sé su nombre aunque de poco importa... La cuestión es qué hago y cómo manejo su aparición en mi vida. Será la falta de experiencias cercanas en el tiempo, será que el aburrimiento a veces se apodera de este corazón enjaulado, será. Yo qué sé lo que será, lo que es cierto es que aun existo como adolescente, soñadora y fanática de las emociones, y aunque no quiero, es, y ante la evidencia de poco sirve refunfuñar...
La sed de amor te lleva a situaciones surrealistas, sin fuste como dicen en mi pueblo, y vacías de contenido real... Pfff... Yo qué sé... Sólo sé que lo del deseo que se quiere vestir de rojo en cada esquina, a veces, sólo a veces, toca demasiado los huevos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario